martes, 29 de mayo de 2012

Cerveza y literatura: Bukowski

Hoy empiezo una nueva sección del blog en la que voy a hablar sobre obras literarias en las que se hable sobre cerveza. Para el que no lo sepa ha habido muchos escritores de todo tipo amantes de la cerveza, desde filósofos, como Hegel, lo cual le sirvió para ser insultado por Schopenhauer, hasta Chesterton, famoso defensor de las virtudes de nuestro querido líquido.


No puedo empezar por otro que por el famoso poema de Bukowski llamado precisamente "Cerveza". Este poema no es, precisamente, un canto a las bondades de la cerveza artesana, ni a sus cualidades, ni a sus implicaciones políticas o económicas si las hubiere. Este es un poema de Bukowski y, para el que no lo sepa, eso significa que es realista, sucio y duro. Lírico, pero sin andarse con rodeos ni ser naif, pero es un poema sobre cerveza, me gusta y el último verso es sublime (en sentido kantiano).

Para el que no lo sepa, Charles Bukowski (1920-1994) es considerado uno de los escritores estadounidense más influyentes y símbolo del "realismo sucio" y la literatura independiente. Bukowski ha sido traducido a más de una docena de idiomas, incluidos español, francés, alemán y portugués. Es visto como icono de la decadencia estadounidense y de la representación nihilista característica después de la Segunda Guerra Mundial, lo cual se ve representado en su falta de ambición y compromiso con él y con el resto del mundo. Hay gente que le vincula con la Generación Beat, por las similitudes en el estilo y en el contenido, pero esta asociación no es acertada, por lo menos desde mi punto de vista, por una diferencia muy grande: los Beat tienen un tono épico, Bukowski no, es un perdedor y un borracho y se regodea en ello, una prueba es este poema.


“Cerveza”

No sé cuántas botellas de cerveza
consumí mientras esperaba que las cosas
mejoraran.
No sé cuanto vino, whisky
y cerveza,
principalmente cerveza
consumí después
de haber roto con una mujer
esperando que el teléfono sonara
esperando el sonido de los pasos,
y el teléfono no suena
sino mucho más tarde
y los pasos no llegan
sino mucho más tarde.
Cuando el estómago se me sale
por la boca,
ellas llegan frescas como flores en primavera:
-”¿Qué carajo hiciste?
Pasarán tres días antes de que puedas follarme”
Una hembra dura más
vive siete años y medio más
que el macho, y toma muy poca cerveza
porque sabe que es mala para la
silueta.
Mientras nos volvemos locos
ellas están fuera
bailando y riendo
con muchachos divertidos.
Bueno, hay cerveza
bolsas y bolsas de botellas vacías de cerveza
y cuando levantas una
se desfonda
y las botellas caen
rodando
entrechocándose
derramando ceniza gris húmeda
y cerveza vieja
o las bolsas caen a las 4
de la mañana
produciendo el único sonido en tu vida.
Cerveza
ríos y mares de cerveza
cerveza, cerveza, cerveza.
La radio pasa canciones de amor
mientras el teléfono permanece en silencio
y las paredes se ciernen
y cerveza es todo lo que hay.

Charles Bukowski

6 comentarios:

  1. Bukowski en estado puro... autodestrucción cervecera!!

    ResponderEliminar
  2. Si señor! veo que no soy el único cervecero que aprecia a este señor, me alegro! jejeje

    ResponderEliminar
  3. Muy buen comienzo de sección. El poema es cojonudo. Estaré expectante ante nuevas entradas sobre literatura!

    ResponderEliminar
  4. jajaja, muchas gracias Wayne, me alegro de que te mole!

    ResponderEliminar
  5. Un brindis por la nueva e interesante sección, sr. Aniceto!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Lupuloadicto! A ver si puedo ir poniendo algunas perlitas! Un saludo!

    ResponderEliminar